El fenómeno del cutting, también conocido como autolesión no suicida, es un problema cada vez más común entre los adolescentes. Es un comportamiento autodestructivo en el que el  o la joven se corta o hiere en su propio cuerpo sin intención de acabar con su vida. Cortarse puede ser una forma de lidiar con emociones difíciles como la tristeza, el miedo, la ira o el estrés.

Los adolescentes que se autolesionan a menudo lo hacen para aliviar la tensión emocional que sienten. Aunque el comportamiento en sí no es un intento de suicidio, puede ser una indicación de que el adolescente está pasando por un momento difícil y necesita ayuda.

Es importante que los padres entiendan que cortarse no es una moda o una forma de llamar la atención, sino una señal de que su hijo o hija está experimentando una angustia emocional importante. En lugar de juzgar o castigar a su hijo por su comportamiento, los padres deben ser comprensivos y buscar ayuda profesional.

Luego de autolesionarse, los adolescentes a menudo sienten vergüenza y culpa por sus acciones, lo que dificulta hablar de ello. Por lo tanto, es importante que los padres aborden el tema con tacto y sin juzgar. Es importante que los adolescentes se sientan cómodos hablando de lo que está pasando para que puedan obtener la ayuda que necesitan. En la gran mayoría de los casos los adolescentes necesitan ayuda profesional para aprender a manejar sus emociones y encontrar las causas que generan una angustia incontrolable que los lleva a realizar auto cortes o autoagresiones.

 

Con ayuda profesional, los adolescentes pueden identificar las causas subyacentes de su comportamiento, aprender habilidades para manejar sus emociones de manera saludable y brindarle un espacio seguro para hablar sobre sus sentimientos y preocupaciones.

Además de buscar ayuda profesional, hay cosas que los padres pueden hacer para apoyar a sus hijos.

  • Crear un ambiente seguro y amoroso en el hogar
  • Fomentar la comunicación abierta
  • Fortalecer la expresión emocional y ser un modelo saludable respecto a la forma de lidiar con las emociones
  • También puede animar (no obligar) a sus hijos a que participen en actividades que disfruten y que les ayuden a sentirse bien, como deportes o arte.

 

Para resumir, el cutting es un fenómeno preocupante que debe tomarse en serio. Los padres deben entender que el comportamiento es un indicador de que su hijo está lidiando con emociones difíciles y necesita ayuda. Al buscar la ayuda profesional necesaria y brindar un entorno amoroso y de apoyo en el hogar, los padres pueden ayudar a sus hijos a superar los cortes y aprender habilidades para manejar sus emociones de manera saludable en el futuro.

 

Picture of Luis Reyes

Luis Reyes

Psicólogo clínico especializado en adolescencia y adultos jóvenes | Director técnico Salud Mental RancaguaPsicólogo Clínico, Mg (c) en Psicoanálisis, Diplomado en Psicoterapia Infanto Juvenil, Diplomado en enfoque de género, ha cursado diversos programas de especialización en intervención y psicoterapia en Adolescentes y Adultos Jóvenes, siendo en este grupo etario su mayor especialización. Paralelamente, ha desempeñado funciones en contextos de protección de derechos y contexto psicojurídicos, desarrollando su carrera en la coordinación técnica de equipos de trabajo psicosocial de intervención infanto-juvenil desde el área proteccional en programas colaboradores de SENAME y en contexto de prevención de consumo de drogas y alcohol.Actualmente dedicado al desarrollo de programas de capacitación y sensibilización para profesionales que trabajan o presentan interés en la intervención con niños y adolescentes; y a la atención psicológica de Adolescentes y Adultos jóvenes.